chronic fatigue syndrome

Fatiga crónica: Qué es, Síntomas, Causas y Tratamiento

Si te sientes constantemente cansado y pese a que tomas descansos o duermes bien, parece que no lograras reponerte, puedes estar sufriendo de fatiga crónica y eso puede traerte consecuencias poco agradables para tu salud y bienestar.

No obstante, esta tiene tratamiento que minimiza las molestias, algunas recomendaciones es que trates de llevar una vida saludable, con descanso, alimentación sana y suplementos vitamínicos que complementen tu dieta y mejoren tu calidad de vida. Aquí te contamos más sobre la fatiga crónica.

 

¿Qué es el síndrome de la fatiga crónica?

La fatiga crónica es una enfermedad de larga duración y puede ser grave porque afecta a todo el cuerpo en menor o mayor grado Se conoce también como encefalomielitis miálgica o síndrome de fatiga crónica y a menudo dificulta realizar actividades cotidianas como hacer deporte, caminar o simplemente estar fuera de la cama Incluso, las actividades de mínimo esfuerzo pueden causar dificultad y cansancio extremo.

Como dato importante, debes saber que cualquier persona puede sufrir de esta enfermedad sin importar la edad, aunque es más común que se presente entre los 40 y 60 años, siendo más común en mujeres que en hombres.

 

Causas de la fatiga crónica

Hasta ahora no hay una causa puntual que origine este síndrome Se dice que algunas personas pueden nacer predispuestas a este trastorno que luego se desencadena por múltiples factores cómo:

Infecciones virales

Algunas personas desarrollan el síndrome después de una infección viral.

Problemas del sistema inmunitario

Los sistemas inmunitarios de las personas que tienen síndrome de fatiga crónica parecen estar levemente afectados, pero no está claro si este deterioro es suficiente como para causar este trastorno.

Desequilibrios hormonales

Las personas que tienen este síndrome pueden experimentar niveles anormales en sangre de las hormonas que se producen en el hipotálamo, en la hipófisis o en las glándulas suprarrenales.

Trauma físico o emocional

Algunas personas han indicado que experimentaron una lesión, una cirugía o estrés emocional significativo poco antes de que comenzaran los síntomas.

 

Síntomas de la fatiga crónica

Los principales síntomas de la fatiga crónica además de cansancio extremo y aparentemente sin motivo, que no mejora pese a descansar son:

Problemas para dormir

Ya sea que no se logre conciliar el sueño o que se duerma muy mal. Despertarse varias veces o tener sueño y no poder dormir, hacen parte de los síntomas de la fatiga crónica.

Malestar exagerado o fatiga

Cuando se realiza un esfuerzo ya sea mental o físico. Así que si sales hacer la compra y luego sientes que te hiciste la maratón olímpica, es motivo de alerta

Problemas para concentrarse

o para pensar de manera clara, si no logras tener atención plena en una actividad o ni siquiera tu entiendes bien lo que piensas, es otro de los síntomas.

Mareos

Si sientes mareos constantes y ya corroboraste con un médico, que estos no fueran vértigo, pueden ser causados por una fatiga crónica

Dolores musculares

Que no disminuyen pese a tratamiento, más frecuentemente dolor en las piernas, rodillas, espalda, manos o brazos.

Hay que tener en cuenta que los dolores pueden aparecer o desaparecer por temporadas sin causa alguna, depende del paciente, a veces pueden mejorar de manera rápida y otras todo lo contrario, empeorar de la noche a la mañana. Por lo que además causa frustración el sentirse constantemente enfermo.

 

¿Cómo se diagnostica la encefalomielitis miálgica?

Como lo mencionamos, la fatiga crónica puede ser difícil de diagnosticar, porque se puede confundir con cansancio, por eso si los síntomas son persistentes, lo mejor es acudir a un especialista que revise puntualmente cuál es tu estado de salud y haga un examen físico y mental profundo Unas analíticas de sangre y orina vienen bien para establecer la causa del cansancio o saber si lo que tienes es fatiga crónica.

 

Tratamiento o soluciones para la fatiga crónica

Pese a la dificultad de establecer sus causas puede establecerse un tratamiento para controlar algunos síntomas persistentes:

  • Lo primero es establecer cuáles son las principales molestias que presentas con la enfermedad De allí, por ejemplo, si es la falta de sueño, se puede intentar mejorando los hábitos de sueño, con unas horas fijas de dormir y levantarse y tomando algún suplemento natural que ayude a descansar mejor. También se podrá recomendar visitar a un especialista del sueño.
  • Mejorar la alimentación puede funcionar para disminuir algunos síntomas de la fatiga crónica. Comer a horas y alimentos poco procesados ayudan a un mejor descanso.
  • Poner en orden la cabeza, ¡Sí! Tal como lo lees, si sientes que tienes la cabeza hecha un bucle, lo mejor es pedir ayuda profesional, intentar hacer cosas que te gusten y ayuden a disminuir tu estrés y por ende el cansancio que puedas sentir. Hablar y comunicarte con tus familiares y amigos y sacar tiempo para ti, puede ser un arma para combatir la fatiga crónica.
  • Dedica un tiempo para ti. Si eres de los que solo piensan en trabajo, debes tener unas horas y al menos un día a la semana en el que desconectes totalmente y saques un tiempo para ti Evita llevar trabajo a casa, ya que eso te impide descansar de manera reparadora.

Si teletrabajas, apaga el ordenador y el móvil y sal del círculo laboral, por al menos el fin de semana. Si lo haces bien, esto ayuda a disminuir la fatiga.

 

Alimentos recomendados para combatir el cansancio crónico

Estos alimentos ayudan a reducir el cansancio crónico:

  • Ten en cuenta que uno de los principales aliados para prevenir la fatiga es el hierro, acompañado de alimentos ricos en vitamina C para facilitar su absorción, así, las legumbres (alubias, lentejas, habas, garbanzos, guisantes, soja), el trigo, zumos de naranja o manzana, verduras de hoja verde (espinacas, acelgas, rúgula, brócoli, lechuga, kale) y carnes rojas, serían fundamentales en la dieta
  • Frutos secos, ricos en grasa vegetal, como almendras, avellanas, nueces
  • Mariscos con concha, como la almeja y la ostra
  • Cereales integrales
  • Avena
  • Plátanos
  • Jalea real

 

Componentes naturales para la encefalomielitis miálgica

  • Ginseng: Es una planta que estimula la resistencia y contrarresta la debilidad.
  • Magnesio: Este es un nutriente que el cuerpo necesita para mantenerse sano, regula los músculos y también el sistema nervioso, por lo que puede ser positivo para combatir la fatiga crónica.
  • Melatonina: Esta es una hormona producida por el cuerpo, que regula los ciclos de día y noche o ciclos de sueño y vigilia. Esta ayuda a descansar mejor.
  • Hierro: Este mineral ayuda a que el cuerpo se reponga y funcione bien, sobre todo en la producción de proteínas en la sangre, combate la anemia y por tanto el cansancio
  • Ácido fólico: Es una vitamina B que el cuerpo usa para regenerar células todos los días, esto produce mayor energía y vitalidad
  • Vitamina B12: Es un nutriente que ayuda a mantener sanas las neuronas y la sangre, además contribuye a la formación del material genético de las células

Como puedes ver, la ingesta de algunos multivitamínicos ayuda en muchos casos a mejorar el cansancio muscular y así la fatiga crónica.

Un multivitamínico natural muy recomendable y bastante completo es Templo de Neeo.

 

Tiene componentes que protegen las células del cuerpo ayudando a su oxigenación y a que el cuerpo se libere del estrés y se sienta mejor día tras días. Su fórmula tiene componentes propios de la dieta mediterránea, con vitaminas y minerales esenciales, incluyendo zinc, b9, b12, Omega 3 y antioxidantes, elementos naturales que ayudan al buen funcionamiento del corazón, el cerebro y el metabolismo en general, ayudando al sistema inmunológico y por tanto a evitar la fatiga crónica o extrema.

Los buenos hábitos
empiezan aquí

¡Suscríbete a nuestra newsletter para obtener un 10% de descuento en tu primera compra y recibir todas nuestras novedades y ofertas exclusivas!